Ojalá fijáramos la brisa, o quedara grabada la emoción, o hubiéramos podido sujetar la luz a la palabra; pero luz, emoción, brisa se acurrucan apenas a los pies del poema, besan su frente y enseguida rompen sus lazos, libres. Quedan las huellas que la poesía nos lega cuando camina sobre la disímil materialidad del lenguaje. Nosotros, apalabrados, seguiremos en un viaje vital dentro de la certidumbre de aquello que nos elude. El tiempo se encargará de lo que quede

lunes, 1 de agosto de 2016

Cicatrices.

Mi casa tendrá cortinas bellas y un espejo enorme. 
Me miraré las cicatrices. Seré feliz,
aunque mas no sea, por cuanto perdure la mirada.

1 comentario:

  1. "más"... <3 ("mas" es "no obstante", "sin embargo"...) :-)

    ResponderEliminar