Ojalá fijáramos la brisa, o quedara grabada la emoción, o hubiéramos podido sujetar la luz a la palabra; pero luz, emoción, brisa se acurrucan apenas a los pies del poema, besan su frente y enseguida rompen sus lazos, libres. Quedan las huellas que la poesía nos lega cuando camina sobre la disímil materialidad del lenguaje. Nosotros, apalabrados, seguiremos en un viaje vital dentro de la certidumbre de aquello que nos elude. El tiempo se encargará de lo que quede

jueves, 1 de diciembre de 2016

Quemadura

Cada cual a su timbre o espanto
al unísono, ladran
los perros del barrio,

por la noche.
El aullido es el desgarro
ésa explosión sin razón aparente.
Aúllan poco los perros del barrio.
El Grisín, ajeno en el rincón 

de su mundo nuevo
rasca su vacío
se muerde la espalda hasta que mana
sangre abundante de la memoria
en la piel le quema el aullido silente
y debo abrazarlo para que se detenga.

viernes, 4 de noviembre de 2016

Descubrirse

De la omnipotencia
corazón, de la soberbia:
cubríme las múltiples facetas 

de mi espalda.
Pero no me libres
jamás
de la infundada
extravagante

la fe
en vos,
en mí,
en las posibilidades

de todxs lxs nosotrxs.

miércoles, 2 de noviembre de 2016

Implícita

Nos hemos mirado.
Habitó la liviandad
y la dulzura
de un tiempo perimido.
Pequeños gestos
mantienen el nervio
que cierra
aquel brillante,
doliente
desaforado encuentro.
Brindo. Sé
que de haber futuro
nada de lo existente hoy
tendrá esta forma en él.
Me alegran los otros colores
que vendrán a imprimirse en mi piel
revivir la nariz para oler el viento,
la tierra leona.
Me sonríe entera
la potencia
de volver a presentar el cuerpo.

domingo, 23 de octubre de 2016

Finitud


  Al amigo ad-infinitum.

Una potencia rompe la pared.
Explotan las vísceras tras

la claridad del pasado.
La máquina cuerpo  
descubre la fuga;
qué desazón, el límite
ésa certeza   
cuya existencia  
preferíase desconocer.

miércoles, 12 de octubre de 2016

Renacer

De la cintura me lleva
corriendo
la quemadura de tu mano 

de la noche de ayer
pero el humo que emito no alcanza
para que me encuentres
en el
mediodia de este infierno.

Me atropellan
seres ululantes y

aunque logran confundirme
reconozco mi forma
en esta nueva sed.

domingo, 9 de octubre de 2016

Bailar sola

 al amigo cuya pena no lo deja bailar
no conocía a nadie
bailar es un don
de la libertad que me supe conseguir
pague su precio
gota a gota
pero valió la angustia
de cada movimiento en la urbe
alcanzar este disfrute
del cuerpo sin temor
entregado al son.

Resurrección

Hay momentos en los que nadie detiene una muerte
pero la trascendencia puede ser mucho mas que un dolor

animal
dejando su huella sobre la carne magra de la letra
la confianza
ese lugar en donde barrer las canciones devueltas.

miércoles, 28 de septiembre de 2016

martes, 20 de septiembre de 2016

Living

Los clavos
que mi padre fijaba
a la pared principal del living
dibujaron una ciudad
para sostener los recuerdos
que adquiría en cada viaje.
En esas avenidas, diagonales
habitaron sus afectos.

Cuando pudo cubrir el duelo
por la muerte de su esposo
mi madre hizo pintar la casa.

Luego delegó en mi
la tarea de traer de nuevo
la pared de mi padre.
Yo no supe qué hacer, cómo
traer su recuerdo, ligado
a cual clavito, si todavía
desconozco como sintió él
el amor escrito en la pared.
¿cómo iba yo a ordenar
una memoria tan íntima
tan ajena?
La única respuesta a mis preguntas
fue el silencio: entre lágrimas
acomodé a mi gusto
el último desencuentro con mi padre.

jueves, 15 de septiembre de 2016

Descalza, desnuda

Hundo las manos en el ajetreo del agua
no me acompaña el perrito que bebía 
agua jabonosa al menor descuido
ni el otro, que desde la esquina de la sombra
cuidaba mis manos con sus ojos.
Acude en cambio, descalza, desnuda
una avispa que no se espanta
con el humo del palo santo.
Roza las blusas delicadas
no enjuaga, no tiende a secar.
Ambas volvemos a la notebook.
La gata abraza la pantalla.
Cuando acaricio su cabeza peluda
algo del orden de lo que se equilibra
libera su peso y percibo
como la tristeza camina unos pasos 
descalza aún, 
pero un poco más vestida.

domingo, 4 de septiembre de 2016

viernes, 2 de septiembre de 2016

Impreso en el pecho

Atravieso este final y lo sentido 
espera la brisa que serene
la explosión en mi mirada.
Aunque desconozco ahora 
cómo es dado musitar tu nombre
suena su atisbo en mi garganta
aún ausente el fuerte de tu hombro, 
ausente aún tu mano izquierda,
la de conjurar mis lágrimas.

Llamas

Ay, ¡raíces!
aún secas
asesinan al fuego.

viernes, 26 de agosto de 2016

Ocaso

Después de las partidas
donde fuimos derrotados
amanecen las aristas.
Ojalá anocheciera 
de un solo tajo
todo el sol que fuimos.

miércoles, 24 de agosto de 2016

Y la arena.

Abandonada por la impavidez
del agua plena
de aire puro
cierta madera es vértigo
y por un instante
narra
la ascensión
como una catarata 
de luz.
Consumida su materia
perdura su calor,
ese abrigo 
de otros cuerpos.

martes, 23 de agosto de 2016

lunes, 15 de agosto de 2016

Crepitar

Hábito de los días de lluvia
atrás, un fuego según el ángel
y adentro, los murmullos 
de los parásitos impuestos:
sé cuadro, sé adorno, sé bronce
pero sé algo. Quizás,
en este laberinto mutable
de cicatrices en heridas,
sólo desee crepitar
como una palabra engarzada
en lo exacto de un poema.

domingo, 14 de agosto de 2016

Soltar.

Tiré los papelitos
que iba escribiendo
durante el viaje mismo.
No volaban.
Caían a seco
algunas de las piedras
mediante las que lapidamos
al "nosotros".

sábado, 13 de agosto de 2016

No toda ausencia significa vacío

Acomodar maderas
el tamaño del leño, su densidad
el flujo del aire
el paso del fuego
el contagio del fuego
el control del fuego
la asfixia del fuego.

miércoles, 10 de agosto de 2016

No soporto la búsqueda de otro aquí...

¿Dónde es aquí?
Valeria Flores

No soporto la búsqueda de  otro aquí
soy una con la tierra que piso
me sacudo al son del terremoto.
Mujer de tierra firme
admiro a las marineras
aquellas personas que saben acompasar sus pasos
al balanceo de la mar embravecida.
Ellas intuyen cuándo anudarse al mástil
y aclaran la mirada para desatarse
cuando el naufragio
amenaza con convertirlas en estatuas.
Yo, campesina urbana
rastrillo la ciudad, bamboleándome
con la desesperación de una inquilina
que no pisa ni su propio cuerpo.

martes, 9 de agosto de 2016

martes, 2 de agosto de 2016

Libertad

Cuando las palabras no sujetan
la libertad es absoluta
pero ¿qué será fundado con ésa,

la mayor soledad sobre la tierra?

lunes, 1 de agosto de 2016

Cicatrices.

Mi casa tendrá cortinas bellas y un espejo enorme. 
Me miraré las cicatrices. Seré feliz,
aunque mas no sea, por cuanto perdure la mirada.

sábado, 30 de julio de 2016

Tés

Quise abrir
la cajita de los tés
y cayó la tapa
desencajada,
rota en un eje,
aquel que la engarzaba
al resto del cuerpo.
No pude

no llorar.

miércoles, 8 de junio de 2016

Regalo.

Dedicás los días
a construir las puertas
las cerraduras y las llaves
que abrirán un futuro
relegás
en el presente de aquel ahora pasado
despanzurrar el papel del presente.
Lo irónico del inconsciente
es el hoy de aquel entonces futuro
cuando olvidás dónde guardaste
la única llave que abría
aquella cerradura construída
con tanto esfuerzo.

domingo, 8 de mayo de 2016

Autodefensa.

Chicas, no:
no solo gritar todas juntas
poetizar todas juntas
marchar todas juntas.
Aprender a defendernos
todas juntas
y a golpear o desviar un golpe
por separado.

domingo, 20 de marzo de 2016

jueves, 17 de marzo de 2016

Peldaños hendiduras


Miro el mundo desde abajo
me conformo con encontrar
las pequeñas hendiduras
esos peldaños
que el amor ofrece
para salir de nuevo
a soportar el sol de este mundo
lanceado por el horror
embellecido por la gracia.
Mi espalda cicatrizará
cuando me acostumbre a la luz
balbuceante de la deriva
el camino trae la mano del grito
sobreviviré
otra vez
más.

martes, 15 de marzo de 2016

El látigo de la caída.

Lo mas difícil de las caídas
no es aprender a acomodar el alma
para amortiguar los golpes

lo mas difícil
es no golpearse la etérea materia
con el látigo de 7 colas y mil palabras
por haber tropezado
o haber tropezado ¡una vez mas!
(la frase depende
de que voz castrante
hable con vos en el cerebro)

reconocerme errante
absolutamente imperfecta
y no morir, un poquito
de miedo, todos los días
de tanto desamor,
propio.

lunes, 14 de marzo de 2016

Lo que dice el informe policial.

Que tenías dos hijas
me entero
por que dice el informe
que el padre las mató
después de matarte a vos.
Supe de tu trabajo docente, colega
por que tu ex pareja
te asesinó en el jardín.
Cientos de miles de caras:
vi sus sonrisas, chicas
en las fotos que sus hermanas
- familia o no - portan
exigiendo justicia.
Así no quiero saber de ustedes
ojalá jamás nos conozcamos
no queremos tener que recordar
¡nos queremos vivas!

sábado, 12 de marzo de 2016

Los perros incendian


Mis perros me encienden
los aullidos no despiertan las luces
sus dientes apenas rozan realidades
pero ¡cómo hieden en mí
la que viaja en el asiento individual!
(Lo recuerdo. Al verme llegar, los mozos
sacan de la mesa el cubierto restante)
Munida de esta bolsa, vacía ya de monedas
para ofrendar en los ojos de tantas partidas
miro la pared como si fuera mi estómago.
Es que desconozco como se estruja la esponja
que incuba el miedo en el pecho
y chorrea un amor de quebrarme las piernas
un amor inútil para espantar a la araña
que envenena con su vida inocente
al solar de las mañanas.
Ay,  mis perros etéreos
lejanos pero tan presentes
que lloran de noche
que mascan esponjas
los perros que  muerden su cola
los perros nadieformes
los perros del pecho que anhelan
la vitalidad de otra manada.

viernes, 11 de marzo de 2016

Mutilarse para sobrevivir.

Yo no lo quise así.
Hablo de la savia, roja
digo el tronco de los nervios
las flores venenosas en la piel.
Soñé con negarlo

anular su sombra. Ahora lo sé:
el árbol del abuso 
siempre será parte de mí.
Aprendí que puedo hendir 
las ramas en donde crece la certeza 
de lo dañino del deseo ajeno,
desflorar el sentimiento
de culpa por padecer deseo,
impedir que brote 
la convicción de merecer castigo.
Intento arrancar el fruto 
que me niega la confianza.
Esa violencia ajena encarnada 
en mi cuerpo estalla
en cualquier estación.
Aunque me limite, la poda
es un vital dispositivo feroz.


jueves, 18 de febrero de 2016

Posesiones

Nadie sabe quién es el otro.
Solamente lo sabremos
por aquello que dejan.
Huellas del modo de la partida
señales intangibles
en el estado de la experiencia restante.
Permitirle a otro que descubra la puerta,
acompañar su paso en la apertura
hacia un camino distinto.

Lo único que poseemos
es lo que soltamos.
De eso se trata
la identidad.

jueves, 11 de febrero de 2016

Cajas a medio llenar


comprar el diario del domingo
marcar con una red de color
las finas lineas de la angustia
que llevan al camino
de vivir separados.
soportar en las inmobiliarias
la ventana demasiado pequeña
por donde no escapará
la verba comercial,
la mirada esquiva
de quien intente vender
la comodidad impostada de un hogar vacío.
averiguar por las garantías
que nunca darán constancia
del abrazo que somos:
no vale en el mercado
el brillo de las gotas de agua
relumbrando en los cabellos.
timbres, firmas, papeleos
movimiento.

viernes, 29 de enero de 2016

Le propuse a mi madre...

Le propuse a mi madre
 que juntas
 nos acomodemos
lo mas que podamos.

Que ella cuide su cuero duro
sus ganas de vivir
 y que yo me iré
muy despacito
haciendo a la idea
de que en algún momento
 de los años venideros
en vez de venir
a visitarla
a esta cómoda
casa de siempre
iré a verla
al río
al mar
a la montaña
a cualquier arenita
donde quiera ella
seguir sumando a este mundo.

sábado, 21 de noviembre de 2015

Inseguridad.

Las marcas dicen PROHIBIDO ESTACIONAR. Una pared de grasa y  otros edificios abandonados protegen el interior. En general,  funciona. Los piratas del asfalto pasan de largo.
Un sonido que sólo escuchan desde adentro indican que un intruso acaba de ingresar en el espacio privado. En su cara las cámaras de vigilancia descubren las marcas de la violencia.
La alarma chilla. El intruso ha avanzado. Un movimiento de su rodilla  tiene la potencia para forzar todas las puertas cerradas, los cinturones de castidad.
El aullido rojo me anuncia el contacto inminente. Las manos alertas,  las piernas despiertas, el cuerpo presto a alejar la guerra  de mi territorio.  Elaboro también un plan de retirada.
Trato de saludar  al  conocido superficial que me saluda. No es fácil ser cortés con el combate feroz entre fantasmas que  está cubriendo toda mi cara.

domingo, 20 de septiembre de 2015

Buitre Septiembre





A ciegas escarbé,
guiada por la voz
del amado, alimento
amante entre el hielo.

Descubrí una memoria
fatal en el cuello:
en septiembre viven
buitres en mi pecho.

Ladrones de alegría
anidaron en septiembre
la mugre de los buitres
aún hiede en los sueños

¡Septiembre de muerte!

Ahora si puedo
y me niego ¡no quiero!
que despojes de brotes
el jardín de mi vientre.

Espanto el espanto
alumbro naranja
derrama dulzura
en la piel del pecho.

No daré aliento
reviviendo lo roto
Buitre Septiembre
di luz a Octubre.



Imagen de Offermoord. Mas dibujos en http://offermoord.deviantart.com/

miércoles, 2 de septiembre de 2015

La poderosa europa, nazi como siempre, causa genocidio otra vez.



http://www.independent.co.uk/news/world/europe/if-these-extraordinarily-powerful-images-of-a-dead-syrian-child-washed-up-on-a-beach-dont-change-europes-attitude-to-refugees-what-will-10482757.html

martes, 1 de septiembre de 2015

Grado Cero

Llegó la estampida.
Mordidas angustiadas, miedo atávico y su ciego
empujón sostenían
el amargo del polvo sobre el cuerpo.
¿Huían de un león, un helicóptero, el incendio?
Quizás una misma boca sonreía
ineludible
para todas las especies el diente infinito.
Pero la llovizna alivió al pecho
con la dulzura del agua y sus certezas:
que la estampida es nula en el momento justo
que otro aire entibiará a las bestias.
Como una anciana que camina
los que podrían ser sus últimos pasos
asoma su nariz a la vereda
el sol.

martes, 14 de julio de 2015

Fotos deshilachadas


Mirar el cielo mientras buscas el techo
creer que estas en peligro si alguien te mira
y habla de vos como si fueras un objeto, ausente
y dice «esta loca» y te señala
abarrotando el vacío
el miedo al espejo que te echa de lo público
por que estas loca, monstruo
y a los monstruos no se nos invita a los lugares públicos
lo público es para los locos lindos
no para nosotros
que no podemos sacar la basura de la pieza

que no podemos quebrar en nuestra cabeza lo que debe ser roto
por el miedo a no poder resistir
el dolor de quebrar lo que debe ser roto
el nudo que señala que estas loca
que a los locos feos que no viven dentro de los armarios
nadie nos quiere cerca del asado del domingo. 


¿y el dolor de resistir el miedo al dolor, 
y el dolor del dolor
y la furia después de resistir el miedo, el dolor,
y la herida del odio que te dejan las agujas vacías?

¿cómo se tejía el hilo?
¿cómo se montaban los primeros puntos?

Trataremos de no mirar las hojas
caídas del árbol en otoño.
Solo depositaremos algunas
al lado de los flecos de una bufanda
en el álbum 

de las fotos deshilachadas.

domingo, 14 de junio de 2015

Llega el tiempo de la partida

Partida
se juegan las cartas sobre la mesa

doblar el amor por la línea de puntos
y seguir las instrucciones
para romper el envase
por lo mas delgado

llevamos en nosotros 
el espacio de juego

un espejo nos mira
y otro
espejo que cuelga, caiman
miedo que desarma dientes,
caiman
miedo a quedar hablando
con las arañas
con las esquinas.

en este camino del jardín estéril

decía: aceptar lo inevitable

partida
decíamos
partida

miércoles, 13 de mayo de 2015

La sangre, la letra


La culpa es de la muerta
por llevar la falda corta
y las piernas tan abiertas
murmuran

Pero ¿desde cuando una falda
es un chaleco antibalas?
 

Todo importa poco
en la trompada que se viene
si el San Jorge esperado
hijo de patriarcado, sano
se enoja por que vos
muñeca de su placer
no hacés lo que él desea.

Lo se: nos enseñaron a querer
estar rosa en el castillo
esperar el príncipe
y respetar al rey
pero ojala
ninguna mas espere
hasta aprender a los golpes
a escapar de san jorges
para ponerse en la piel
de las otras víctimas
de la violencia de género.

miércoles, 6 de mayo de 2015

Madera de Coñac

Caen las hojas tras los años
amarillo derrame del invierno 
aquel que jugaba a ser otoño.

Gotas mas, cenizas menos
y otras ciertas pocas cosas  
permanecen. 
El Tigre lo sabía
y azotaba los muebles
y levantaba las orejas
cuando escuchaba un ronroneo 

de motor como el de tu peugeot.
Unas uñas cada tanto
repiquetean el cerámico 
y aunque giro la cabeza para ver  
sus 40 kilos de alegre perritud  
solamente percibo la estela 
de la sonrisa que disfruta
su celeste paseo perpetuo.  

Yo sé que a veces 
te mesás la paterna barba,  
y me sacás la lengua para tratar de animarme:
se te olvida que no siempre puedo verte 
se te olvida lo difícil de reírse
se te olvida la lente que encajona nuestro anhelo.

Te confieso que hace mucho 
te llamaba a los gritos y furiosa
reclamandole a la vida que nos deja  
la muerte que posibilita la vida: 
y aprendí, una vez muda,
a mirar de frente el brillo de la azada 
luego de que hubo cumplido su tarea.


Aunque sigo discutiendo con vos  
sobre todo durante las horas de trabajo
ahora destapo una botella de coñac 
para oler las maderas de tu otoño. 

Si moqueo cuando llega sus cumpleaños
es la alergia a las hojas amarillas.
Madera de coñac, repiqueteo de uñas
no es raro que me aferre a esos talismanes 
para no extrañarlos, 
tanto, tanto.