Ojalá fijáramos la brisa, o quedara grabada la emoción, o hubiéramos podido sujetar la luz a la palabra; pero luz, emoción, brisa se acurrucan apenas a los pies del poema, besan su frente y enseguida rompen sus lazos, libres. Quedan las huellas que la poesía nos lega cuando camina sobre la disímil materialidad del lenguaje. Nosotros, apalabrados, seguiremos en un viaje vital dentro de la certidumbre de aquello que nos elude. El tiempo se encargará de lo que quede

lunes, 3 de septiembre de 2012

Lagarto Krisna

Pero mi perro busca con la vista a los pájaros que solamente escucha entre el follaje del mandarino ¿o será la rosa china? Una pequeña hazaña, significante para los anónimos protagonistas de esta escenita barrial, ha logrado el canto de las aves que yo tampoco veo, que yo también escucho: consiguieron aquietar el incesante pendular del alegre cachorro. Como si el movimiento no le permitiera investigar los nuevos sonidos, sentado sobre sus cuartos traseros, con la cara hacia arriba, mira inquisidoramente, perplejo, divertido. Veo en su carita una sonrisa. ¿Entenderá que los pájaros anidan ahora en nuestros árboles gracias a su propia presencia? Desde que llego el cachorro, los innumerables gatos de nuestro vecino decidieron buscar un territorio menos incómodo que el jardín del mandarino.
Escena universal: un perrito, inconsciente de sí, otea el cielo verde que canta gracias a él.

domingo, 2 de septiembre de 2012

Sillas de Madera.


Las sillas que el tío carpintero
regala,
despiden la dulzura que tiene la madera
cuando ha sido tratada
con pasión. Contundentes
como la mirada del viejo oficio, se
embellecen con los bordes
redondeados; ablandadas
con almohadones de mano femenina
representarán el amor del tío
durante los años implacables.

sábado, 1 de septiembre de 2012

Las rejas negras.


El padre profesional 
de los cálculos y matemáticas
a instancias de la amada 
esposa - amante madre preocupada siempre -
provee de rejas negras para paliar 
después de tantos años
el aún consabido asunto
de la seguridad. Y toma
las medidas necesarias pero 
cuando llegan
demuestran ser herrajes estrechos
y se le escapa el corsé a la ventana;
la seguridad propiciada es
apenas otro mas
de tantos fallidos intentos.

Un pintor de brocha gorda
a quien no
le interesa el ancho del hierro
sino el largo del metal dorado
y aconchabado, acata
las tareas que se le indican
ejecuta el emplazamiento de las verjas:
no importa si quedan ajustadas
fuerza las paredes, pica y zurce
para que de alguna manera calce 
aquello que fue creado 
para otra forma de la abertura.


El enrejado queda volando
semisuelto
entre la libertad y la pared.
La pared queda enferma
de agujeros mal llenados
y otros abismos sangrantes.
Quizás las rejas
nunca
deban ser colocadas
y menos
sin amor.

miércoles, 22 de agosto de 2012

La única puta indigna


Yo soy abogado
taxi-boy muy caro
en primera instancia
no vendo mi pija
concha culo o tetas
vendo mi boca
por un buen honorario.

Yo, de la fábrica
soy puta obrera
no vendo mi pija
culo concha o tetas
vendo mi torso
y mis piernas

yo, médico
la puta sana
vendo mis manos y ojos
estudié cortar fuerzas
y multiplicarlas.

yo, profesor o maestra
soy una puta guardiana
como rejas a la infancia
mis cuerdas vocales.
Y cobro por eso.

Yo, policía, militar, guardiacárcel
soy una puta muy dura;
yo, por el contrario
que soy artista
soy una puta sensible
vendo mis cinco sentidos
alma vida cuerpo lo que sea
por un par de monedas,
la posteridad
o alguito de fama.

¿Que cosa rara, no?
de todas las putas
la única indigna
reprochable
inmoral
es la puta que vende
su cuerpo...  en la cama.

viernes, 17 de agosto de 2012

La muerte está abierta


 (texto basado en improvisaciones 
con la actriz Analia Requena)
Dedos sucias cerraron la puerta
nos dejaron adentro
no tenemos manos en nuestra herida.

Divagamos entre las tiernas sepulturas
hasta que apoyamos la espalda.
Las flores podridas inundan las paredes
Un jarrón iluminó con su hedor
las camas destendidas.
Debajo de las sábanas 
tierra llena de semen viejo yace
nos alimentamos con la ausencia
buscamos la sangre que el gusano
convierte en hilo hacia la luna.

¿Dormiste una siesta en la cama destendida?
No hay canción de cuna en los cementerios 
Pero parimos.
Sin rostro aprendimos a nombrar
y despertamos con manos.

viernes, 3 de agosto de 2012

El cielo sobre nuestras cabezas



Una aguja del crepúsculo ciega a los dragones
si volar bajo garantiza el límite en el suelo
también expone tu espalda de presa
al cielo que provee carnes tumefactas.

Desconozco cómo empiezan los vuelos
pero muchas veces terminan
con la omnipotencia de los seres míticos.

lunes, 30 de julio de 2012

Vestido Hollado


La mortaja chorrea huellas
del maloliente recorrido.
Dos
tres, mil manos tiene este vestido
blanco



El hollado vestido se ahoga en el agua


A mi me esperan tres sonrisas.

miércoles, 4 de julio de 2012

Las zapatillas de la identidad

La que tiró a la basura los zapatitos de cristal
con la corona de princesa pagó las zapatillas.

Y corrió, cómoda
alejándose
de donde yacía
yerto ya pero todavía tibio
el cuerpo de discursos
que afirmaba la existencia
de los paraísos encantados
permanentes.

Traspasó el antiguo
muro del oprobio:
el nudo del abuso.

La misma trama calzaba
a princesa y víctima.
Cómoda en sus zapatillas nuevas
dirigióse
hacia la realidad
ahora mas dulce
de la ciudad cotidiana.

sábado, 30 de junio de 2012

El dolor de los amores implacables

Las manos
afanadas en
la preparación de la comida
herraban la carne
con un código. 

Mientras 
el cuchillo rebanaba
cebollas
el “shis, tac”
contra la tabla decía, implacable:
errar no es
humano.

Al rallar
la zanahoria,
el rítmico jadeo del movimiento reiterado
imponía,
implacable,
la moral cotidiana del trabajo.

Cuando 
los tomates recibían 
en su carne la presión,
implacable,
de un tenedor,
era aplastado el placer 
de morder
la roja pulpa.

La Implacable
comida cotidiana
alimentó el cuerpo 
con rencor y miedo.

Aunque descifren 
el ritmo de la cocina, 
algunas almas
no creerán
que haya sido
motivado
por la intención 
protectora 
del afecto.

martes, 26 de junio de 2012

Abrazo al vacio

¿A que viniste hoy?
¿a que viniste
de nuevo?
¿a vigilar si me toco 
con mi mano derecha,
si corro hacia la vida
con mi pie izquierdo?

No me ofrezcas 
la esmeralda metafísica
¿a que correr hacia el cansancio?
Deja ya
el ojo quieto sobre la rama torcida
deja
que tape la desesperada hoja
la gota aquella
que al borde del abismo
se siente hielo
acongojado
por un pasado
inestable.

El amor,
dijo padre,
es cosa de mujeres:
cuando lo necesite
¿quien sostendrá mi rostro?

Aségurame
padre
que aunque no haya cortado el pan
con el grosor que me ordenaste,
madre,
para el mejor desempeño
de la rodaja
no me dejarás caer
en el manantial de cardenales
y me reconocerás
ceniza de tu ceniza
coágulo de tu coágulo
escombro de tu escombro

no me haras llorar mas
padre
no me ordenarás mas
madre
no me derroten
a mi,
a la efímera presencia
debil
contra vuestros rostros perennes.

no demuelan mi memoria
no me nieguen la ausencia
no me alejen del antifaz de superheroe
no me excluyan de las causas nobles

todas nosotras
merecemos
el abrazo
aunque seamos
espalda vaciada
y silencios plenos 
de antinomias.

domingo, 24 de junio de 2012

Giros rituales del hijo.

El niñito camina
por el enorme parque de su casa
y descubre
atado por la mirada de sus padres
un recodo
del camino;
sale, púber que corre
con los cordones desatados,
disparado 

hacia la próxima esquina.
Ya adolescente, pantalón
ancho, deja suelta
la remera bajo el viento
controlado por dos
hileras de álamos
vigilantes,
el Nombre del Padre.
Sobre esa misma baldosa
de planeta que antes
hubo sido su universo entero
gira, por el cuarto recodo
y camina por la senda nubil

roza, el niño de voz grave
y barba grande
limita, choca 

explota contra la alambrada
la del Álamo perenne
dueño de ésa mirada
estridente
como jilgueros
desafinados.
La tierra prosigue sus giros
rituales
convoca allá, a la izquierda
cenicero
a la derecha, mate y pava
péndulo
de la sala a la cocina
cigarrillo de madrugada
quieto
acá la yerba

El niñito continúa
caminando por el jardín
de su casa 

simbólica
atado
a la mirada atenta
de sus padres.

sábado, 16 de junio de 2012

Padre

De la luz boreal nace la caricia de tu mano
su calor me acompaña hasta el crepúsculo
en el cansancio de la noche recuerdo tu mirada
no pienso en palabras

son varios silencios superpuestos
como un palimpsesto acorazado,
y entrañable.

Las zapatillas portan documentos



2)
Sus nuevos pechos frescos
descubrieron otro pecho,
y en él
una cruz roja palpitante,
de hospital izquierdo
contra el rigor mortis
de las cicatrices.
Sobre la avenida
de unas piernas
avizoró
el más allá:
caminos rojos y comidas
compartidas. Los posterga,
trota hacia la frente,
pasa
cloaca casa, recodo, patio
sucio - oxígeno poco;
ella ha avanzado
frente a un hombro de bomberos
donde habían sido cantados
abismos oceánicos y
apagados
los fuegos del silencio
de la boca
con la sirena encendida;
alcanza ahora
la oquedad en el misterio de la nuca
nace un zigzag entre el abismo,
tomará
la tercera vuelta de la oreja,
y será embelesada
por los espejos de la mente.

3)
La caminante de pechos frescos
reconoce los reflejos:
es luna
estanque
estentóreo.
Menos papeles y mas vida
los documentos del amor
en carne propia
identifican
falibles voces humanas
y niegan pasaporte
a todo traje
de víctima.

La que tiró
el zapato de cristal
y con su corona de princesa
pagó sus zapatillas
desayuna un amanecer
entero
con café con leche.

lunes, 11 de junio de 2012

El orden del amor

el orden establecido indica:
alfa, beta, gama.

¿Qué hace
padre/madre
si hijo,hija
nace
molibdeno
azul verdeagua
o mandarina?

¿Cómo ama padre gama
al molibdeno
que por mas que quiera
desesperadamente
y lo intente
durante toda la vida
jamás será
ni siquiera 
omega?

sábado, 26 de mayo de 2012

Responsabilidades


El humo de una varilla
esa manzana
verde desplegada
junto a la ventana une
su lengua silenciosa
con los rayos del sol
que la generosidad
de la vieja persiana
permite entrar.

Asi han nacido
de mis dedos
laberintos donde 
el desencuentro 
es un juego 
efímero.
Veloces,
los caracoles del sahumerio
eligieron una luz 
corren
punzados por las ganas
hasta tu mirada 
que reposa expectante 
en el colchón.

Basta un instante 
para que mis pies sin sol 
sigan a los caracoles
y brotan las alhajas de saliva
y explotan los mordiscos
y miles de cicatrices en la piel,
gemirán.



Reviven
con la muerte tierna
los cuerpos agotados.

Desde la ventana de un domingolunes
"La Babía" delega
sobre nosotrs

la tremenda tarea de cuidar
un rayito de luz
recién nacido.

viernes, 25 de mayo de 2012

tantas veces nos fue negada la luz

Nació el rojo  
vino al don amarillo de este otoño
inconsciente mandarino 
disfruto sus lunares 
naranja, rojo, verde y 
otra vez: amarillo;
antes viví durante mucho tiempo
en el gris y el negro
con el miedo, el mínimo 
común riesgo, el
egoísmo de impedir 
que la tierra propia
abonara el cantero ajeno

¡pero no busco oscurecerme de recuerdos!
me sacudo de esta silla
caminaré una baldosa
la emoción
ya
entre
        corta
mi
      voz:
la
  potencia 
             infinita 
resplandece
en
     toda
su
           magnitud

domingo, 20 de mayo de 2012

La ronda presente en la Babía.

Antes, cuando jugábamos
sin saber del otro,
inconscientes, jugábamos
a golpearnos
contra las puertas, las cerradas
y las abiertas,
jugábamos tan seriamente
a rompernos la cabeza,
el cuello, el corazón
que así, a fuerza de patadas
habríamos de rompernos
por entero junto al muro.
Renacimos aquí.

Aquí:
donde la voz alcanza
ribetes de sustento;
sutil, todavía
la sensación novedosa
de la mirada que brindan
las manos abiertas;
inefable, el aire justo
del suspiro que sucumbe
gozoso ante otro cuerpo.

Los pétalos desiertos
continúan a la espera
del rocío colorido, aquel
que colme sus meandros.
Rondan fantasmas
antiguos, rondan
la puerta batiente,
ronda en el pecho,
plegado, el tango
del estropicio.

Saber algo de agonías
- la eterna lucha
que la vieja vida
mantiene con las
nuevas muertes -
no nos deja
menos melancólicos.

Nos convida a besar
las aceitunas en la paz
del poema satisfecho
y darle el cuerpo
como un ladrillo 
que disfruta ofrendar 
sus quemaduras
para crear algún cobijo;
jugar la ronda
inconsciente
de la mandarina tibia, 
colibrí;
jugar mas decididos
en el presente 
aunque
te desvele la búsqueda 
de la inasible trascendencia
y su estructura eterna.

miércoles, 16 de mayo de 2012

Ultrafinas y las Tramontinas del Dolor: La potencia del trabajo colectivo

El diseño de la plaqueta "Ultrafinas y las Tramontinas del Dolor" es de Verónica Milagro, el diseño del flyer corrió por cuenta de la mano de Hernán Ganuza, la artista plástica Loretta Kasten nos acompañó en varias escenas, las cuales fueron alimentadas con la experiencia escénica y corporal de Marian Fernandez (luego cada tramontina gestiono lo que quiso, claro está); en el sonido, antes y durante la puesta estuvo Laura Garcia del Castaño; Daniela Teresita Rimondino Cañón dispuso tiempo para ir a la radio, Leticia Ressia nos cobijó y difundió, Angie Ferrero gestionó el lugar, a Cristina Ramb le daremos el certificado de asistencia perfecta y otras gestiones, ademas de que junto a Natalia Pez hicieron revisión final de galeradas; Cecilia de Lucio, Vanina Zuttion, Libertad Perez aportaron difusion y entusiasmo. Cezary Novek, Pom Pom, Hernan Ganuza, Eduardo Hennings, Dante Ricciardi, Lorena Arce y Matias Alejando Cabrera ilustraron la plaqueta... 
Todas las que escribimos participamos con nuestros textos, con nuestra puesta en escena y con otra actividad. Y también colaboramos con las otras proveyendo de escenografía o vestuario. Así, esta idea de realizar una plaqueta de poetas mujeres jóvenes o inéditas, idea que hace dos o tres años me viene dando vueltas, y que en su momento propuse sin éxito a alguna editorial, se concretó de modo autogestivo, colectivo y horizontal. Lo dije antes, lo repito acá, ahora: sigue demostrandose la tremenda potencia del trabajo colectivo.
Ninguna de nosotras lo podría haber hecho por separado. Lo individual potencia lo colectivo, siempre que lo colectivo también enriquezca a cada individualidad. Respeto a la diversidad de voces, colaboración, construcción de consensos en las decisiones, negociación y compromiso. Cada una sabía que era parte fundamental del proceso, que tenía la libertad para crear y que el resultado final dependería del aporte de todas. Cada una aportó ni mas ni menos que lo estaba dispuesta a brindar de lo poseído en el acervo propia de su experiencia particular. 
Luego de una presentación desbordante de público y muy prolija y emotiva, quedo contenta, feliz: chocha, con ganas de mas. Es profundamente satisfactorio generar cosas de este modo, sin que nadie mas que nosotras disponga nada de lo nuestro, sin que nadie mas que nosotras se cuelgue o saque cartel de nuestro laburo. 




¿Se puede mejorar? Por supuesto, hay sugerencias y críticas constructivas que son perfectamente atendibles, sobre todo en lo que respecta a la "performance". Hacia allá iremos, seguramente... Sería magnífico prpfundizar la segunda presentación. Y ampliar la tercera. Y ¿quien sabe qué devenir podrán tener estos textos magníficos, estas pequeñas escenas?
De lo que estoy segura es que me encantará generar una segunda publicación Ultrafina y Tramontina. Y como final abierto, una propuesta queda picando... ¿si abrimos el juego? ¿Quien más quiere ser una "Tramontina del Dolor?